CONSEJOS PRÁCTICOS PARA ELEGIR LA CAMPANA EXTRACTORA

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA ELEGIR LA CAMPANA EXTRACTORA

Es un elemento básico en tu cocina al que muchas veces no le damos la importancia que debiéramos. Te contamos en qué debes fijarte para elegir la campana extractora que más te conviene según tus necesidades. Debes tener en cuenta factores como su tamaño, el tipo de campana, el ruido que haga, el consumo energético y es de fácil limpieza.

Características de la campana extractora

Hay varios elementos que debes contemplar a la hora de decantarte por un tipo u otro de campana:

  • El tipo de campana: se deben contemplar las restricciones de la instalación y tus gustos personales. Tenemos las campanas encastrables y las que no se encastran. Está la campana encastrable grupo filtrante, que se empotra en un armario de cocina o en el techo. La campana de encastrar extraíble, se suele integrar bajo un armario de cocina. La campana convencional o de visera y la campana decorativa de pared o de isla, que suelen ser las que se instalan en las cocinas con isla, muy habituales en cocinas de gran tamaño.
  • Otro elemento a considerar es la medida de la campana: las que menos restricciones tienen en cuanto a su instalación son las decorativas. Sin embargo, las encastradas en los armarios deben ajustarse obligatoriamente, por lógica, a las medidas del armario donde se integran. Los tamaños más habituales suelen estar entre 60 y 90 cm. Las campanas que van sobre islas tienen medidas mucho más amplias. Como consejo, sería deseable que tomases las medidas de tu placa de cocina. Lo recomendable es que la campana extractora sea al menos igual de ancha que la placa. En cuando a la distancia que debe guardar la campana de la placa, es de 70 centímetros y 75 centímetros si se trata de una cocina de gas.

Importante

  • Modo de aspiración: las campanas ofrecen dos modos de aspiración, el sistema de evacuación, que requiere de un conducto de salida, es el más eficiente. Y el sistema de reciclaje, que funciona en circuito cerrado y suele ser menos eficiente.
  • Nivel de ruido:evidentemente la misión de una campana es aspirar los humos que se generan durante el cocinado. Cuanto menores sean los ruidos, mejor. Las campanas con sistema de reciclaje suelen ser más ruidosas que las de evacuación. Las unidades más silenciosas, a velocidad mínima, suelen alcanzar los 35 dB. A velocidad media, 45 dB y a velocidad de aspiración máxima, 55-60 dB. Lo más adecuado es que no pase de 60 – 70 decibelios a máxima potencia.
  • Extracción de humos: No confundir con el nivel o capacidad de extracción, ya que aquí nos referimos a cómo se produce esa extracción. La mayoría de las casas cuentan con una salida de humos pero en caso de que tu cocina no tenga, hay campanas con filtros especiales para ello. A nivel de extracción de la campana, el más común suele ser de 500 m3/h.
  • También es interesante valorar su consumo energético: hablamos de un electrodoméstico que consume muy poco, aunque depende de la potencia. Por lo general, una campana al mínimo gasta 70 w/h y al máximo, unos 200 w/h.
  • Materiales:ten en cuenta que al estar encima de la placa de cocinado, tendrás que limpiarla a menudo de ahí que sea interesante que sus materiales sean lo más fácil de limpiar posible. La gran mayoría son de acero inoxidable o de aluminio y ambos se limpian fácilmente.

Fuente: Idealista

15/12/2019



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de hábitos de navegación, y para facilitar la interacción con redes sociales. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies    Ver